Análisis: Age of Wonders: Planetfall

Cañon orbital: activado

Como gamer soy atípico. Suelo jugar en ordenador y solo títulos del llamado genero “4X” (eXplorar, eXpandir, eXplotar, eXterminar). Me he ganado mis galones construyendo imperios en series tan queridas como Total WarCivilizationHeroes of Might & Magic y X-Com.

Entenderéis entonces la alegría con la que recibí noticias sobre este título, ¿un Age of Wonders con ambientación de ópera espacial? El planteamiento del título lo hace parecer el hijo bastardo de una noche de pasión entre todas las franquicias antes mencionadas.

¿Esta AOW:Planetfall a la altura? Analicemos cada una de las “X” del genero: 

Explorar

AoW:Planetfall cuenta con 6 campañas divididas en 2 partes para 3 de las razas jugables y un generador de escenarios aleatorios. Los mapas de campaña funcionan de manera similar a los aleatorios: un mapa proceduralmente creado con un par de elementos añadidos para seguir la historia. Terminadas las 3 campañas, accederemos a un escenario final. Las decisiones y alianzas que formemos acabarán influyendo en la confrontación final.

La exploración es una parte integral del juego. La antigua unión estelar ha caído y debemos retomar los planetas que eran parte de ella. Algunos de estos planetas estaban civilizados y nos encontraremos con las ruinas de este imperio. Otros serán desoladas rocas congeladas en los límites de la galaxia, o planetas volcánicos donde lo único más peligroso que el clima será la fauna nativa.

No es facil ser biologo en este planeta

Las distintas biosferas están recreadas con un gusto exquisito, con gráficos de brillantes colores y extrañas criaturas que nos traen a la mente el estilos de juego como el de No Man’s Sky.

Cada planeta esconde sus secretos. Accidentes geográficos creados por armas de destrucción masiva en guerras de milenios pasados, guaridas de monstruos salidos de pesadillas lovecraftianas, ruinas pobladas por los antiguos habitantes de la unión estelar que malviven en una triste parodia de su antiguo poderío… Disfrutad de los diálogos con cierto humor cínico y las localizaciones alienígenas.

Expandir

El mapa esta dividido en sectores, y una vez encontremos un lugar adecuado, podemos establecer una ciudad. Estos reductos de civilización serán nuestros centros de creación de tropas y son capaces de ejercer dominio en hasta 4 sectores adyacentes a ellos.

También podemos establecer bases fronterizas en sectores lejanos. No son capaces de crear tropas o adquirir recursos, pero nos brindarán visibilidad en el mapa estratégico y cuentan con una pequeña guarnición para defenderse.

Golpeando la mesa con nuestro rifle láser para imponer respeto en el sector

El ritmo de juego nos lleva a intentar expandirnos lo más rápido posible. Sin los recursos de un vasto imperio, pronto veremos cómo nuestros enemigos disponen de más y mejores tropas. Por supuesto, esta expansión nos llevará a entrar en conflicto tarde o temprano con otra civilización.

Aparte de los otros jugadores, distintas facciones no jugables de NPC pueblan estos mundos, desde pandilleros Mad Max a peces con poderes psiónicos. Nuestra actitud diplomática hacia estas criaturas puede cambiar el rumbo de una partida. ¿Entraremos en una alianza con las criaturas-planta a cambio de declarar la guerra a los supervivientes de la unión estelar?

Y es que, a diferencia de otros títulos del género, nos encontraremos con una IA capaz de ponernos en verdaderos aprietos. La diplomacia será una de nuestras mejores armas, ya que no podemos entrar en guerra con todo el mundo a la vez. Está bastante bien implementada, con un sistema de agravios e intercambio de favores. Crear una alianza con todas las facciones del mapa es además una de las condiciones de victoria posible, si queremos convertirnos en una especie de Ghandi espacial.

Diplomacia digna de 1914

Explotar

Según aumente la población de la metrópoli, podremos ir reclamando y construyendo distintas mejoras en los sectores cercanos. Aquí nos enfrentamos a una de las tomas de decisiones más importantes del juego: ¿a qué dedicaremos nuestras infraestructuras?

No es lo mismo dedicar un sector desértico y lleno de ruinas a la producción de comida, que un cráter que rebosa vegetación. A los generales veteranos, el sistema de economía tiene una complejidad similar al de la saga Total War, permitiendo especialización, pero sin absorber gran parte de nuestra atención en el juego.

Cada ciudad nos brindará cierta cantidad de producción para la construcción de tropas, energía, puntos de investigación y cosmite, un recurso escaso que nos permitirá crear mejoras para nuestras unidades (mods) o para pagar el mantenimiento de las más avanzadas. 

Disponemos de dos árboles de tecnología, militar y civil, divididos a su vez en 4 ramas que dependerán de nuestra combinación de raza y clase. Según progresemos en su investigación, obtendremos nuevas unidades, mejoras para estas y ops.

Estas ops son el sistema de magia del juego. Como dijo Arthur C.Clark, “cualquier tecnología lo bastante avanzada es indistinguible de la magia”. He decir que me ha sorprendido gratamente. Bajo el termino ops, tendremos tres tipos.

Las doctrinas serán hechizos globales aplicables a todo nuestro imperio. ¿Declararemos la ley marcial o lanzamos un programa que beneficie a nuestros científicos?

Las ops estratégicas serán hechizos para el mapa de exploración e incluyen efectos como terraformar un sector a un clima más benigno, o lanzar una campaña de hackeo contra una ciudad enemiga, desmoralizando a sus ciudadanos y castigando su producción.

Las ops tácticas se usan solo en combate y, por el cutis de Darth Vader, son extremadamente divertidas. En cada turno dispondremos de unos cuantos puntos tácticos que podremos usar, si vamos a luchar más de una vez tendremos que elegir en qué encuentro utilizarlos. Por supuesto, algunas ops son más costosas que otras, no es lo mismo intentar hackear un cíborg del oponente que invocar una lluvia de esporas que cubra a nuestros enemigos de xenomorfos devoradores de carne (ejemplo real y extremadamente entretenido).

Exterminar

Y es que el combate es el corazón de este juego. La superposición del mapa estratégico y táctico funciona a la perfección. Pasaremos de una perspectiva digna del Civilization a una más parecida a X-Com. Siendo ambos juegos productos de Firaxis, sorprende que no hayan probado esta combinación antes.

Si el aspecto gráfico del mapa estratégico está muy bien cuidado, los escenarios de combate son simplemente espectaculares. Ciertos sectores están azotados por tormentas, o gozan de temperaturas tan altas que harán estallar en llamas a nuestras tropas. Como punto negativo, los modelos de las unidades son muy buenos, pero muchos de los ataques y animaciones dejan bastante que desear, si bien es cierto que este mismo defecto es endémico a la saga AoW.

Atardecer en Omicron Persei-8

Al tratarse de un juego de ambientación futurista, la mayor parte de las tropas porta armas de fuego. En el combate de AoW: Planetfall debemos hacer uso de la cobertura y medir con cuidado las líneas de visión. Prácticamente todos los elementos en los mapas de combate pueden destruirse. Podemos optar por una granada bien colocada o conseguir el dominio de los cielos con nuestras unidades aéreas para exponer a las tropas enemigas. 

Una de las mecánicas que Paradox ha introducido en AOW: Planetfall es el stagger. Ciertos ataques especialmente violentos, explosiones y ataques psíquicos pueden desestabilizar a nuestras tropas haciéndolas perder puntos de acción en su siguiente turno. Una buena ráfaga de artillería que no acabe con nuestro enemigo puede obligarle a agachar la cabeza mientras tomamos posiciones.

Más se perdió en Klendathu

Debo hacer hincapié en la flexibilidad que nos brinda el juego para elegir “cómo” jugar. Cada facción es todo un mundo. Hay una verdadera diferencia a la hora de jugar con amazonas montadas en dinosaurios con cañones láser o con zombis-cíborg adictos a la electricidad. 

Tardaremos una más que considerable cantidad de turnos en alcanzar las tecnologías que nos brinden acceso a las unidades más avanzadas del juego, así que aprenderemos a amar nuestras unidades básicas y a odiar las de nuestros enemigos (os estoy mirando a vosotros, enanos espaciales). 

Gracias a los mods que desbloqueemos, podremos modificar nuestras unidades al gusto y adaptarlas a nuestro estilo de juego. Las mejoras incluyen medikits, jetpacks, municiones explosivas, drogas de combate, infecciones alienígenas beneficiosas, implantes cibernéticos… las posibilidades son infinitas.

Amazona montada en un dinosaurio mutante con cañones láser, porque “Sacerdotisas guerreras biomecánicas en el espacio" no era lo bastante brutal

Cada unidad (o héroe) puede equipar hasta 3 mods y una vez hemos creado una combinación, el juego nos permite guardarlo como plantilla que podremos producir directamente en nuestras ciudades. Los héroes pueden montar los vehículos (o dinosaurios) que podamos producir como unidades. Cabe destacar que muchos de estos mods modifican el aspecto gráfico de nuestras unidades dándoles una apariencia realmente pintoresca.

Conviene utilizar estos mods para mejorar las debilidades de nuestra facción. Si nos vemos luchando contra los Dvar y su gruesa armadura, equipar munición perforante nos dará la ventaja en el combate. La IA es bastante adepta en encontrar nuestras debilidades y adaptarse a ellas. Cada raza suele favorecer un tipo de daño elemental, un mod elegido sabiamente puede ayudarnos en encuentros con enemigos resistentes a él.

Colección primavera verano 2320

Al final de cada encuentro hay una pequeña posibilidad de que caiga algo de loot para nuestros héroes. Prácticamente todas las armas y vehículos de una facción están disponibles para equiparse, amén de ciertos drops raros. Piensa en espadas legendarias y tecnología prohibida.

Todas tus horas de sueño se perderán como lágrimas en la lluvia

AoW: Planetfall no es un juego innovador, simplemente todo lo que hace lo hace muy bien. Hay tantos motivos que nos llevarán al insomnio crónico mientras mascullamos “¡Solo un turno más!”. 

Si bien es cierto que nos encontramos ante un juego con un nicho muy especifico (generales de salón extremadamente hardcore), este título hará las delicias de ellos con rejugabilidad extrema, combates dinámicos y una IA a la altura.

PROS
Poder gritar: ¡CAÑON ORBITAL: ACTIVADO!
Flexibilidad a la hora de elegir tu estrategia ganadora
Una IA que a dificultades altas es un auténtico reto
Estrategia 4X de auténtica calidad

CONTRAS
Algunas animaciones y efectos de sonido dejan que desear
La UI llega a resultar algo confusa
La complejidad puede espantar a los jugadores más casual
ambientacion
3/5

Cumple su misión pero no va a ganar ningún concurso de originalidad. Mención especial a los enanos espaciales adictos a las explosiones. Las biosferas de cada planeta están muy logradas.

equipo
4/5

Grata sorpresa. La enorme variedad de unidades sumada a los mods y a los multiples héchizos permite incalculables posibilidades para crear tu propio “soldado perfecto”. Echo en falta mas opciones estéticas para los héroes.

estrategia
5/5

Una auténtica maravilla para fans de la estrategia por turnos. Combate complejo, micromanagement nivel Dios y múltiples estilos de juego para conquistar el universo.

user profile image User
Puntuaciones
SCORE
ambientacion
3/5
SCORE
equipo
4/5
SCORE
estrategia
5/5
Información
Lanzamiento 06/08/2019
Desarrollado por
triumph studios
Analizado en
pc
Disponible en
ps4
xone